estación de ómnibus, tucuman

Arquitectos: Antonio Carrasco, Javier Esteban, Ligia Gaffuri, Martin Torrado ・ Colaboradores: Carlos Carrasco ・ Proyecto de concurso: 2005

PRIMER PREMIO

La ubicación del edificio al sur del terreno, sobre la calle perimetral proyectada y perpendicular a la futura estación ferroviaria, responde a la oportunidad de conformar un espacio verde continuo de dimensiones considerables, un gran jardín de distintos tonos y texturas que varían con las estaciones del año. Recorrible a través de caminos lineales de sombra, logrados por la sucesión de árboles que filtran el sol. Un sistema de premoldeados de hormigón conforma solados, bancos, equipamiento, lugares estancos dentro de la trama.

El edificio de la estación terminal de ómnibus es el límite visual del  parque y tiene una relación franca con la red peatonal desde el centro de la cuidad de Concepción. La estrecha distancia entre la futura estación ferroviaria y la terminal, logra la interacción deseada vinculando ambas a través de una calle vehicular.  El estacionamiento (ampliable a futuro), se ubica de manera de satisfacer a ambos edificios y a la característica multimodal de trasbordo del área.

La búsqueda principal del edificio en respuesta al clima de la zona, es la sombra.

Una cubierta sencilla de columnas y vigas metálicas apoyadas unas sobre otras, logran un ambiente interior donde “el sol y la sombra” son los protagonistas.

Una serie de patios, ubicados estratégicamente conforman el recorrido del edificio generando un juego de transparencias donde se confunde el interior con el exterior. El preembarque en el centro, punto de mayor transparencia, diferencia claramente la zona comercial, la espera y la zona de ventas de pasajes, empresas y administración.  

El edificio, al oeste en su lado mas corto, sirve de semicubierto de ascenso y descenso de pasajeros de vehículos y ómnibus de línea, generando un acceso resguardado del sol y las lluvias, directamente vinculado con la estación de ferrocarril. En su lado mas largo, una galería continua al norte, lo relaciona directamente con el parque, donde expande el área comercial que al mismo tiempo se utiliza como equipamiento del espacio público y de la terminal. Al sur, se ubican las dársenas y la playa de maniobras, separando a los ómnibus del paisaje, y liberando su circulación hacia la calle posterior proyectada de relación directa con las rutas. Al este, el edificio permite extenderse libremente, ampliando su capacidad de empresas y dársenas.

La estructura se resuelve a través de una trama de columnas y vigas reticuladas metálicas, solución accesiblemente económica y de rápida ejecución, para salvar las luces necesarias, con cubiertas de chapa continua con sus aislaciones. Los desagües se ubicaran en el interior de las columnas. Las carpinterías serán de aluminio blanco, los pisos de granítico blanco y los tabiques divisorios en seco con revestimiento exterior en chapa prepintada blanca. La elección de estos materiales está en relación al menor costo de mantenimiento y mayor vida útil. La cubierta posee un sistema de ventilación superior. Los conductos de aire acondicionado, mando y retorno, se disponen a la mitad de la altura optimizando su rendimiento.